Cómo pintar los muebles de cocina

Pintar los muebles de nuestra cocina es una solución más rápida y económica si la comparamos con cambiar los muebles por completo, por eso, animarnos a hacer esta tarea puede ser una gran idea si queremos ahorrar dinero.

Además, en la actualidad contamos con una amplia variedad de pinturas para muebles de cocina que nos aseguran resultados excelentes y de alta durabilidad.

Cómo pintar los muebles de cocina

¿Por qué pintar los muebles de la cocina?

A todos nos ha sucedido que hemos comprado o alquilado una vivienda que cuenta ya con una cocina montada. En ocasiones esta cocina ya tiene bastantes años por lo que estéticamente está desactualizada. Te sorprendería ver lo que puede cambiar simplemente con unas manos de pintura.

Eso sí, para que este trabajo merezca la pena, los muebles tienen que estar en buen estado, de lo contrario no merecerá la pena todo el trabajo que vas a hacer.

Pintar los muebles de la cocina además es un trabajo que puede realizar cualquier persona con un poco de planificación y tiempo, además de por supuesto, unos buenos materiales.

Con las soluciones de preparación de superficies y pintura actuales, es posible pintar cualquier tipo de superficie, aun las que no son nada porosas como es el caso de la melanina, un material muy habitual en muchos muebles de cocina.

Pintar los muebles de cocina paso a paso

Lo mejor es que te tomes este trabajo con paciencia. Es mejor que te tomes tu tiempo en cada paso si

Planificación

Con una buena organización, es posible pintar todos los muebles de la cocina en uno o dos días. Puedes aprovechar el fin de semana o algún día que tengas de vacaciones.

Habitualmente se pinta solo la parte visible de los muebles, es decir, las puertas, marcos y laterales. El interior, si está en buenas condiciones, no se suele pintar.

Ten todo el material preparado. ¿Qué material necesitarás?

Por supuesto, la pintura. Ten en cuenta que según el material de las puertas deberás comprar un tipo de pintura u otra. No es lo mismo por ejemplo pintar la madera que pintar la melanina.

Si la superficie de las puertas es de un material no poroso lo más aconsejable es que antes de aplicar el color, apliques una o dos capas de imprimación.

La imprimación es un producto específico, normalmente de color blanco, que permite que la superficie sea más adherente y el resultado final más uniforme.

Para elegir el color de la pintura para tus muebles de cocina ten en cuenta, no solo tus gustos personales, si no las características de la cocina. Si, por ejemplo, no cuentas con mucha luz natural, los colores claros pueden ser una excelente elección.

También es habitual combinar dos colores. Por ejemplo para los muebles bajos un color más oscuro y para los muebles colgantes un color más claro. Hay una infinidad de combinaciones posibles así que te recomendamos que antes de comprar la pintura veas muchas fotos de cocinas para elegir tu combinación perfecta.

En tu tienda de pinturas además podrán aconsejarte acerca de qué pinturas adquirir.

Las herramientas son igual de importantes que la pintura. Para que el acabado sea lo más fino posible te recomendamos utilizar rodillos. Existen de diversos materiales, y la elección dependerá del tipo de superficie a pintar y la pintura elegida. Una vez más, los especialistas en pinturas podrán aconsejarte cuáles te ofrecen mejores resultados.

En ocasiones es necesario lijar entre una capa y otra de imprimación, así que no te olvides de comprar unas lijas de grano fino. Este trabajo extra merece la pena si quieres conseguir una superficie lisa y uniforme.

Por supuesto no pueden faltar los elementos de protección, como papel o plástico para cubrir superficies, cinta de carrocero para delimitar las zonas de pintar etc.

Preparar las superficies

Para pintar las puertas y frontales de cajones de tu cocina, te recomendamos que los desmontes. De esta forma te será más sencillo pintarlas.

Prepara una superficie de trabajo lo suficientemente amplia para que te permita aplicar cómodamente la pintura y por otro, que te permita dejar las piezas secándose.

Es muy importante antes de aplicar cualquier producto limpiar muy bien la superficie, sobre todo con productos desengrasantes ya que por la ubicación de estos muebles, es posible que haya restos de grasas en las puertas. Una vez bien limpias y totalmente secas, podrás empezar a aplicar los productos.

En aquellas zonas que quieres pintar pero no puedes desmontar, usa la cinta de carrocero para que no te salgas de la zona a pintar.

¡Y recuerda! Aunque las pinturas más modernas apenas tienen olor, es importante que hagas estos trabajos en una zona muy ventilada.

Aplicar la pintura

Es importante leer las instrucciones del fabricante en cuanto a aplicación (si necesita dilución o no) y tiempos de repintado, lijado y secado.

Una vez lo tengas claro puedes comenzar a aplicar la imprimación o pintura en todas las piezas.

Se suele aconsejar la aplicación de una imprimación previa. Al fin y al cabo, pintar los muebles es un trabajo que no querrás hacer muy a menudo así que quieres los mejores resultados, más vale gastar un poco más de tiempo para dejarlo todo perfecto.

Entre capa y capa de imprimación es aconsejable lijar con una lija de grano fino para que luego el resultado final sea aún más uniforme.

Una vez que las capas de imprimación hayan secado, según los tiempos marcados por el fabricante, podrás empezar a aplicar la pintura final, que también requerirá normalmente de dos capas.

Modernizar la cocina

Además de cambiar el color de tus muebles de cocina, puedes aprovechar para modernizarla y ponerla aún más a tu gusto si cambias por ejemplo los tiradores.

En el mercado existen ahora muchos modelos de tiradores: barras cortas, barras largas, pomos… y de distintos colores, materiales y acabados. Únicamente tienes que elegir los que más te gusten y combinen con el nuevo aspecto de tu cocina.

Si se da la circunstancia de que los nuevos tiradores necesitan otro tipo de tornillos o anclaje, algo bastante habitual, no pasa nada, ya que puedes tapar los antiguos agujeros de tus tiradores viejos con masilla especial.

Únicamente tendrás que aplicar la masilla para tapar los agujeros, esperar a que seque, lijarla para dejarla integrada con la superficie del mueble y aplicar la imprimación y pintura. ¡Nadie sabrá que estaban ahí!

Pintar los muebles de tu cocina es una excelente opción para renovarla si no quieres gastarte mucho dinero.

Pero, si no dispones de tiempo para hacerlo, recuerda que siempre puedes recurrir a la ayuda de pintores profesionales que hacer todo el trabajo por ti.

¿Tienes alguna duda? Consulta con nuestros pintores de Zaragoza

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE